Dioptasa ✨ El arte de vivir

 

Siéntete agradecido por lo que tienes ahora. Cuando empieces a pensar en todas las cosas buenas por las que estar agradecido, te sorprenderá comprobar la infinidad de pensamientos que te llegan sobre cosas por las que puedes dar las gracias.

#El Secreto #RhondaByrne

 

♥ ♥ ♥

 

Anuncios

El arte de vivir

Hoy en Esferas se han colado dos tonos verdes y texturas diferentes. El verde suave, ligero y hueco del bambú y, el verde intenso, fuerte y transparente de la dioptasa. Como casi siempre hemos tenido que ir hacia dentro para encontrar la relación entre estos dos elementos. Y al final hemos comprobado que ambos combinan y trabajan a la perfección.

esferas_bambu

   El bambú es flexible, acepta al viento cuando sopla, se acomoda a cada momento de su vida y cuando adquiere una determinada madurez es casi indestructible. Hemos leído en red, que el bambú se conoce también con el nombre de “hierba de acero”.

   Su extraordinaria densidad celular le hace superar en estabilidad y resistencia al haya o al roble. Interesante, muy interesante…

esferas_dioptasa

    La dioptasa se nos presenta como un mineral de aspecto serio, duro, pero su transparencia e intensidad de color hacen de este cristal un bálsamo para todos aquellos que se adentran en su red cristalina. Al igual que el bambú,  nos permite fluir con su energía, introducirnos en su encrucijada de filamentos y encontrar un rincón para depositar nuestros sentimientos y encontrar instantes de paz y sosiego.

   El término dioptasa procede del griego y significa “ver dentro” y es curioso porque algo increiblemente bello del bambú es también su vacío. Puedes fluir en su espacio y dejarte acariciar por esa existencia de nada que en el fondo es la esencia.

   La visión de la dioptasa y del bambú nos ha llevado directamente a los sentimientos, a nuestro corazón; a veces en expansión, a veces exhausto. Pero sea cual sea el momento que atraviesa nuestro corazón, la presencia de ambas joyas de la naturaleza, nos lleva a inhalar ese tono de luz verde capaz de sanar cualquier situación o cualquier momento atascado en nuestra memoria.

   La fragancia del bambú y de la dioptasa nos permite movernos con libertad y en expansión. Nos permite transformar cada momento en algo positivo, aceptar las adversidades con una profunda sensación de paz y contactar cada día con nuestro ser más luminoso. A veces olvidamos respirar y nos alejamos de esos momentos únicos en los que realmente somos.

Quien permite que su propio destino dependa de los demás está aceptando depender del estado de animo de los demás

I Ching